Seleccionar página

PSICOGENEALOGÍA – TRANSGENERACIONAL

 

Como diría Alejandro Jodorowsky, nuestro árbol genealógico es nuestro tesoro y nuestra trampa. Ya que de él heredamos nuestras fortalezas y debilidades. Estudiándolo hasta el nivel de nuestros bisabuelos, podemos deshacernos de la mochila que cargarmos y ponernos las alas que estamos destinados a llevar, para así vivir una vida feliz, en honor a todos los que nos precedieron.

El estudio de nuestro árbol genealógico con propósito terapéutico nos ayuda a desentramar los orígenes de nuestros bloqueos vitales, ya sean sociales (nuestras relaciones de pareja, con nuestros padres, hijos, compañeros,etc.), laborales o del tipo que sea, entendiendo cómo repetimos patrones que se repiten a lo largo de nuestro árbol familiar para poder ser conscientes de ellos y elegir nuestro camino libremente, no inconscientemente.

Somos nuestro árbol genealógico. El no prestarle atención, el rechazarlo o el desconocerlo, nos lleva a seguir con la programación que hemos heredado sin entender el origen y sin la posibilidad de deshacer los nudos que nos ha deparado, y con los que nos iremos encontrando hasta que los hagamos conscientes y decidamos sanarlos a través del Perdón y el Amor.

 

 

¿Qué se busca en un estudio transgeneracional?

 

En un estudio Transgeneracional buscaremos las repeticiones, que denotan qué heredamos: los mismos nombres, actitudes, profesiones, enfermedades, orden de hermanos, etc. Así como las fechas de nacimiento, muerte y boda, que gracias a la Descodificación sabemos cómo son los ciclos biológicos que marcan nuestras fechas y nos hacen “dobles”, es decir, herederos de nuestros antepasados.

También pondremos especial atención en el tipo de relaciones que tuvieron nuestros familiares entre ellos y, por ejemplo, con el trabajo, el dinero, el sexo, etc. y cuál es nuestro Proyecto/Sentido, es decir, en qué situación se quedaron nuestros padres embarazados, cómo fue toda la gestación, el parto y los 3 años posteriores, para determinar con qué programas venimos. 

También es importante investigar las muertes tempranas o trágicas en la familia, sobre todo si hubo alguna antes de nuestro nacimiento. O si estamos vinculados por fechas de nacimiento o muerte con alguien que falleció antes que nosotros y no le conocimos, porque podríamos ser un Yacente o un Heredero Universal de alguien y no estar disfrutando plenamente de nuestra vida, porque tenemos el programa de “vivir la vida de otro”. Este sería otro ejemplo de Destino vinculante.

Todo ello junto nos dará la información que necesitamos para entender nuestros programas y así poder deshacerlos.