Seleccionar página

TAMEANA

SINTONIZAR NUESTRO PROPIO SER

 



 

¿QUÉ ES TAMEANA?

En general en la primer respuesta que suelo dar sobre Tameana, solo marco que es un trabajo vibracional profundo. Pero en realidad es más que eso.

Cuando los pleyadianos se acercaron con sus primeras enseñanzas, el resumen de las ideas que traían consigo era que todo es vibración. Desde el pensamiento más pequeño y fugaz, como la montaña más grande que podamos observar frente a nosotros. Solo materia vibrando. Solo pensamiento vibrando.

El segundo concepto que surge de la interacción con ellos fue que la vibración emite vibración en respuesta de lo que experimenta como consciencia. Por lo tanto, la montaña en frente nuestro es vibración que se experimenta como vibración. Que responde como vibración en respuesta a otras vibraciones circundantes.

La tercera idea de este concepto que los Pleyadianos traen, nos habla de la consciencia. Toda consciencia se descubre. Es lo que definen como Dios descubriendo a Dios. Pero lo interesante aquí es que toda consciencia no se encuentra aislada como consciencia, sino lleva en ese descubrimiento su registro como alma que realizo la misma exploración vida tras vida. Como alma que influyó según su experiencia e interpretación de lo que vivía y que fue influenciada por la experimentación e interpretación de lo que vivía, y que fue influenciada por la experimentación e interpretación de otras almas que también se ven afectadas en el circuito de percibir y comprender. Y aquí surge la Perspectiva.

La antigua practica llamada Tameana, nace como una forma de ayudarnos a tener perspectiva de lo que estamos experimentando. No solo una perspectiva sino múltiples perspectivas de lo que creemos estar percibiendo y registramos en nosotros como experiencias que se imprimen como una escala de vibración.

Tameana es una puerta a nosotros mismos, a nuestro reconocimiento. Tameana, el triángulo sagrado o Salush Nahi como se definía a estas prácticas que venían de las estrellas en la antigua Lemuria, funciona como un pórtico que nos lleva a comprender la relación recíproca de todas las cosas.

Este trabajo con cristales, invoca en nosotros la voluntad de alcanzar la plenitud, estimulando en nuestro interior un proceso de transformación en varios niveles.

La vida fluye en nosotros como pequeños reflejos del universo, la energía se hace presente en cada proceso de nuestra vida, en lo físico, en aquello que nos inspira, en nuestros sueños, en el deseo, en la creencia de poder ser y en la ignorancia de saber que ya somos lo que anhelamos.

Tameana es una invitación a sentirnos desde una práctica muy simple y ordenada desde su estructura y el método que aplica.


TAMEANA

La práctica está formada por una estructura simple de trabajo pero con gran capacidad de condensar grandes volúmenes de energía dirigidos en forma precisa según la escala vibracional que se está trabajando. Esta etapa cumple la función de analizar cómo se compone una estructura vibracional y modificarla.

Cuando nos referimos a modificación, los pleyadianos hablan de potencial intrínseco en cada ser humano de expresar su naturaleza originaria y pura que nos lleva naturalmente a tener un balance perfecto con el universo. En pocas palabras, Tameana despierta la semilla del Ser con nuestro espíritu original desde la modificación profunda de la vibración en cada célula de nuestro cuerpo.

Tameana fue enseñada como una práctica simple y de fácil transmisión buscando que pueda llegar a muchos en poco tiempo.

 

¿EN QUÉ CONSISTE UNA SESIÓN DE TAMEANA?

Una sesión de Tameana, básicamente es un trabajo profundo y movilizante en todos los aspectos, físicos, emocionales y de amplia apertura en el plano espiritual. El tiempo aproximado de una sesión es de 45 minutos, pudiéndose extender a 60 minutos como máximo.

El proceso terapéutico es distinto en cada sesión. La intensidad vibratoria que se genera en cada paciente, depende fundamentalmente de la respuesta a sondeos energéticos que se realizan al comienzo de cada tratamiento. Aquí se determina en que dimensión y profundidad se realiza este proceso de sincronización. En esta etapa se alcanzan siete niveles vibratorios generando un trabajo en cuarta y quinta dimensión, previo desarrollo de reestructuración de ADN en planos más físicos.

El grado de apertura e impacto vivencial que genera cada sesión es único debido a que cada proceso de alineación efectuado repercute en todos los planos de existencia de la persona.

]

PRÓXIMO CURSO

Dejame tus datos y te contacto para el próximo curso

2 + 14 =